Falta de limpieza de la superficie

Es importante remover de la superficie todo tipo de contaminante (pinturas viejas, puntas de varilla, impermeabilizante suelto, polvo, arenas y hongos). Lo fundamental es contar con una superficie sólida y firme, para que el impermeabilizante pueda adherirse.

Descuidar las juntas frías

Cuando el agua se filtra a través de una estructura, casi invariablemente es a través de las juntas frías. Las juntas frías se forman cuando una mezcla de concreto o mortero fresca entra en contacto con otra mezcla ya endurecida o que ya inició su proceso de secado.

No utilizar membrana de refuerzo

Cuando las superficies sufren cambios repentinos de temperatura en tan poco tiempo, hay altas posibilidades que se formen fisuras, aun teniendo un impermeabilizante elastomérico. Para evitar estas situaciones, lo principal es inspeccionar la superficie y determinar si es necesario aplicar malla de refuerzo para  garantizar el trabajo.

Presencia de desagües

Mucho cuidado con las zonas en donde el agua entra con mayor facilidad. La corriente del agua debe siempre correr hacia los bajantes y evitar así encharcamientos.

No leer la etiqueta de instrucciones

Todo producto vendido en IAMSA ya está probado en campo antes de ser vendido en tienda. Toda la información en su ficha técnica es analizada, dichos datos son minuciosamente revisados antes de su uso.

 

Si necesitas información más detallada para tu obra o conocer toda nuestra línea de productos para la construcción y mantenimiento para el hogar, IAMSA te ofrece soluciones impermeables si te comunicas en el siguiente número: (443)324 2540.

Y no olvides registrarte aquí: https://iamsacv.convertri.com/impermeabilizante-desc-po para que aproveches el 15% de descuento en servicios de aplicación de impermeabilizante con la mejor calidad y precio solo con IAMSA.

Si te gustó, ¡compártelo!